miércoles, 8 de octubre de 2014

Flower Power

_"Es la historia de nuestra vida"_ nos decimos, casi siempre riendo, cuando después de lavar y lavar algo una mancha nos gana la partida. La tarea de rescatar ropa de hace muchísimos años es larga y muchas veces termina siendo imposible, pero no nos rendimos fácilmente. Convertirla en bolsitas de lavanda es la última opción, antes hay que inventar algo, pensar, improvisar, dejar que la inspiración nos llegue.

Por varios días dimos vueltas y vueltas alrededor de dos pequeñas manchas en el frente de una blusa primorosa.  Pensamos varias opciones y ninguna nos conformaba, así que la dejamos descansar hasta que lo resolviéramos. El género es suave y liviano, con unos cuadros en celeste sobre blanco y unas cintas en dorado viejo: decidimos que lo mejor era bordarle algo. _"unas margaritas, algo bien silvestre"_ pensamos, pero no quedaba bien. Entonces volvimos a mirar los colores y el dorado apagado nos llamó la atención. ¿Qué podría ser dorado?... ¡Una abeja por supuesto! Así que siguiendo un pequeño bocetito a lápiz empezamos a bordar la cabeza, un abdomen gordito, las alitas, antenas y hasta un afilado aguijón. Listo! Solucionada una mancha, ahora faltaba la otra. Qué podría ser, más que una flor?





Melibel, la abejita de La Percalina


Cuando las terminamos sentimos emoción, es realmente conmovedor lograr representar algo con dos palmas de hilo y una aguja. Pero no fue sólo por la satisfacción de lo que hicimos sino porque nos dimos cuenta de que el problema de la supervivencia de las abejas está en el aire. Es llamativo que en la Argentina haya tan poca información al respecto, pero en el mundo entero hay una alerta por la masiva desaparición de las abejas, vïctimas de muerte súbita por millones en pocos años.

Dicen que Einstein aseguró que si las abejas desaparecieran a la Humanidad sólo le quedarían cuatro años de vida. Pensemos en todos los frutos que necesitan de la polinización y nos daremos cuenta de lo frágil de nuestra situación. Por supuesto que ha habido también progresos tecnológicos: un fabricante mundial de semillas transgénicas ha inventado una abeja robot que puede hacer el mismo trabajo, pero sin poseer la vida y la belleza de estos increíbles animalitos y, además, solamente podrán usarlos quienes paguen por ello... ¡Imaginen si hubiera que pagar para que un insecto sintético polinize nuestros campos y huertas! ¿Lo pensaron alguna vez?

Es por eso que sentimos que esta abejita, a quien cariñosamente llamamos Melibel, quiso mandarnos un pedido de ayuda. ¿Qué podemos hacer? Ofrezcamos refugio y comida a todas las abejas y todos los insectos polinizadores posibles, especialmente los autóctonos. Para eso plantemos flores, muchas flores, especialmente silvestres. Si no sos buena para las plantas o no sabés cómo empezar, poné en tu terraza una maceta o un recipiente grande con buena tierra y drenaje, regalo de vez en cuando, y vas a ver cómo los pájaros y el viento llevan semillas de plantas silvestres. No las arranques y cuando florezcan, habrás hecho algo por las abejas en peligro de extinción, tan fácil como eso. Este podría ser el verdadero Flower Power del siglo XXI.

Si entendés un poquito de inglés no dejes de ver este video:

http://www.ted.com/talks/marla_spivak_why_bees_are_disappearing?language=es

viernes, 8 de agosto de 2014

Vivir improvisando


Una amiga muy querida nos recomendó una vez el blog de Sally Schneider y desde entonces lo consultamos casi a diario como si fuera el I Ching!

Sally es una talentosísima cocinera, periodista, maestra, estilista de las más lindas notas de cocina publicadas en las mejores revistas del mundo y editora de libros llenos de premios, pero también la creadora de

http://www.improvisedlife.com

En Improvised Life Sally explora ideas y soluciones no sólo para la cocina sino para la vida diaria, tratando de encontrar respuestas nuevas con lo que tenemos a mano.  En su manifiesto (que recomendamos leer) sostiene que "improvisar se practica, como el yoga o cocinar, y que cuanto más lo hacemos mejor lo hacemos".

Fue en ese blog que leímos por primera vez sobre el Kintsugi, el antiguo arte japonés de reparar objetos sin disimularlo. Cuando una cerámica se quiebra, los japoneses unen sus partes con un pegamento cubierto de oro, haciendo que lo que era su fragilidad se convierta también en su fortaleza y su belleza. Sally hablaba acerca de cómo después de reparado el objeto logra una nueva identidad, convirtiéndose en algo nuevo más allá de su ser original. La idea nos parece revolucionaria a pesar de su antigüedad, especialmente para nuestra sociedad que sobrevalora lo perfecto y desprecia lo roto y cada vez que nos encontramos con una prenda dañada nos proponemos repararla teniendo en mente este concepto.

Hace unos días volvimos a usar nuestra propia versión del Kintsugi en una maxi falda de los años sesenta bordando una hoja donde antes había un agujero. Lo compartimos con Sally y ella lo publicó en su blog. Les damos el link con la sospecha de que el sitio les servirá de inspiración tanto como a nosotras.

http://www.improvisedlife.com/2014/08/07/embroidered-fix-treasured-torn-fabric/

¡Gracias Sally!









martes, 22 de julio de 2014

Como en el cuento

¡Ya nos parecía que era como el zapatito de cristal del cuento! Todas nos lo queríamos probar, pero tenía un tamañito mini que a la mayoría nos lo impedía... ¡Y un carácter!...

Los interminables botones forrados de la chaqueta en frente y puños, aunque no cumplían la función práctica de unir dos partes, lo hacían visualmente con unos ojales primorosos en el mismo género.

El conjunto en tupido jersey turquesa, absolutamente sesentas,
estaba cosido con los chiches y detalles de la alta costura pero diseñado para alguien con personalidad, que no le tuviera miedo al fino equilibrio entre sentirse confortable y marcar las formas.

Le tomó su tiempo, pero un día llegó su enamorada y se lo llevó!... Lo vamos a extrañar, pero sabemos que en manos de Lucrecia tiene una vida interesante por delante. Porque como decía Diana Vreeland:


“Un vestido nuevo no te conduce a ninguna parte. Lo que importa es la vida que llevas con ese vestido”.






domingo, 29 de junio de 2014

La Percalina ya cumplió dos años y tiene su Mapa Natal


La Percalina abrió por primera vez hace exactamente dos años, un 23 de junio, el día del Año Nuevo Inca (Solsticio de invierno) lo que consideramos un súper buen augurio. Pero en realidad el proyecto nació un tiempo antes, el día en que nos pusimos de acuerdo y sellamos el trato contratando a Las Leonoras, nuestras dos maniquíes de los años cuarenta que vinieron desde Inglaterra contratadas por Harrod's Buenos Aires primero y por la famosa Casa Leonor después, hasta que las convencimos de trabajar full time para nosotras.

Para saber un poco más de esta Tienda, que es creación nuestra pero que a veces sentimos tiene alma y carácter propios, consultamos a nuestro amigo Thomás Bresán, le anotamos el día y hora exactos que consideramos su nacimiento et voilà! ¡La Percalina ya tiene su Carta Natal!

Según Thomás el ascendente en Aries y un interior dominado por el signo Piscis la impulsan a necesitar expresarse todo el tiempo, queriendo mostrar quién es a través de texturas y colores y para eso le vienen de periquete nuestras vidrieras de Guardia Vieja 3566.

"El Sol sobre los 17° de Piscis y la Casa XII que tiene que ver con todo lo oculto, es lo que hace de esta Tienda una perfecta descubridora de tesoros escondidos" dice el texto... ¡en armarios, roperos y placares decimos nosotras!. Parece que está en su personalidad querer mostrar sus ideas, compartir lo que sabe y sus hallazgos con entusiasmo. Es verdad, ideas le sobran pero _en esto Thomás tiene toda la razón_ "aunque tiene en su cabeza mil planes de cosas por hacer, no las lleva a cabo porque el tiempo nunca le alcanza".

El sector del trabajo lo tiene dominado por Marte y por eso sus dueñas nos sentimos como dos hormiguitas laboriosas, pero según Thomás somos modestas y esa virtud nos puede hacer perder alguna joyita, como esas prendas desahuciadas de las que huimos como si fueran la cima del Everest, aunque desde ahora prometemos tener este consejo presente, tener más fe en nuestras habilidades y no salir corriendo ante cualquier agujero!

Las creadoras de La Percalina también trabajamos mucho juntas para que nuestras ideas, que a veces son diferentes, se dirijan al mismo fin: el trabajo bien hecho. A partir de ahora cuando nos entretengamos en imperceptibles menudencias, cosamos y descosamos varias veces un cierre o un botón ya sabremos a quién echarle la culpa: es que parece que sobre el sector del trabajo también se siente la influencia de Virgo!. Sin embargo eso no impide que La Percalina pueda tener también una mente abierta y relajada _¡menos mal!_ .

Esta señorita es también, según Thomás, franca y honesta, habla con convencimiento y decisión, lo que la obliga a decirle a una cliente que algo le queda horrible si así lo piensa, lo que no siempre es bueno para sus intereses comerciales _¡claro!_ aunque hemos decidido no cambiar este rasgo de su personalidad y esperamos, Chicas, que ustedes lo sigan apreciando.

Muchas gracias Profesor Thomás Bresán por este lindísimo regalo, y deseamos que se haga realidad tu voto: " quienes visiten La Percalina una vez nunca dejarán de hacerlo".


Elegido del mes: Tapadito Italiano




jueves, 19 de junio de 2014

Arte, Moda y Tecnología en la muestra de Charles James


Hacía muchos años que no visitábamos New York pero tuvimos la suerte de poder hacerlo coincidiendo con la muestra del Metropolitan Museum "Charles James, beyond fashion".


Entrada al Anna Wintour Costume Center


Todas las muestras de ese museo son siempre fantásticas, pero la  producción de esta exhibición es impresionante: recorre dos enormes salas en penumbra, con tarimas que pueden rodearse para ver los vestidos desde todos los ángulos, mientras manos robóticas dotadas de cámaras, scanner y Rayos X nos muestran el interior de cada pieza con una minuciosidad exquisita. No solamente se pueden admirar vestidos emblemáticos en un estado de conservación impecable, sino que pantallas de video muestran la manera en que fueron concebidos desarmando virtualmente pliegues y costuras hasta mostrar su secreto: la moldería.

No sólo para quienes estudian diseño es iluminador ver el recorrido a la inversa desde un vestido impactante a las formas casi abstractas de su concepción, como sucede con las obras de arte más geniales, ese desarrollo muestra que la belleza se sustenta casi siempre sobre ideas simples. Los videos finalizan mostrando cómo los moldes en forma de triángulos o círculos se unen y se posan sobre el hilo del género con la liviandad de una mariposa, uniendo la elegancia de las formas y la riqueza de los materiales a la sabiduría del saber hacer.

Pueden ver lo que les contamos en este link del New York Times:


Charles James amaba las formas femeninas de las mujeres bellas (y ricas!) que vistió, pero amaba también dotar de bellas formas a aquellas con quienes la Naturaleza no había sido tan generosa, por eso dicen que verlo construir un diseño directamente sobre un cuerpo era una experiencia única. Y llevarlo puesto parece que también: quienes fueron afortunadas de llevar sus vestidos hablan de su sensualidad. 



James creó en 1938 uno de sus vestidos más famosos a partir de un género de seda que rodea las piernas envolviéndolas sin mostrarlas en un juego exquisito de sugerencia y recato. James exploraba la imagen personal que tenía del cuerpo femenino trabajando sobre maniquíes desarrollados por él en la búsqueda de un ideal de mujer con una carga erótica que se hace explícita en muchos de sus diseños, pero era además un artista que dibujaba maravillosamente, y esto se muestra en una salita íntima que descubre sus influencias artísticas y familiares. Los diseños de este autodidacta no eran solamente bellos e innovadores desde el punto de vista de la moda, que estudiaba visitando museos, eran también el fruto de una visión a través de un desarrollo matemático y geométrico de los volúmenes, que le permitía saber sobre qué músculo debía apoyar un bretel de manera que un vestido de enorme peso se llevara con natural liviandad.



Charles James se retiró oficialmente en 1958 pero sigue siendo absolutamente moderno y contemporáneo. Lo impactante de cada una de sus creaciones es por sobre todo el concepto, el reto estilístico en la construcción, compleja y a la vez exenta de toda superficialidad, como el famoso vestido que diseñó en 1929: se abrochaba con dos clips y la mujer podía ponérselo (o quitárselo!) estando en el asiento trasero de un taxi! Pero estos vestidos de tul vaporoso y seda satinada aunque no lo parezcan a primera vista, también profesan una profunda austeridad, la misma en la que James vivió cuando trabajaba en un simple cuarto de hotel, cortando sobre una tabla apoyada en su cama de la habitación 624 del Hotel Chelsea.

La muestra continúa hasta el 10 de Agosto, te damos el link oficial del Metropolitan



Pero si no podés viajar te esperamos en La Percalina: nos trajimos el libro!


martes, 13 de mayo de 2014

Cinthia Interminable




foto: Victor Wolf



Margaret no habla. Margaret no puede hablar.

Si Margaret hablara todo su mundo se desvanecería en la oscuridad. Por eso Marysol Benitez en el papel de Margaret nos habla desde un cuerpo contenido que sólo puede gritar a través de una lágrima. Y de un vestido.

foto; Victor Wolf


Cuando Ezequiel Galeano, el director de Arte y Vestuario de "Cinthia Interminable" (una de las siete obras premiadas por la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires) lo vió en nuestra Tienda, supo que la clave de color de su obra podía dar un giro desde los colores neutros a una paleta que a pesar de su estridencia dice mucho sobre la oscuridad y la violencia.

Si el Teatro es la ilusión de una realidad, eso funciona en esta obra bella y precisa como un reloj: el director Juan Coulasso y los actores logran que creamos todo el tiempo que estamos ahí, como testigos mudos del conflicto de una familia de marionetas en manos de un padre violento.

La obra, que se despliega con el encanto de un libro de cuentos de pop up, logra en cada escena la belleza de un cuadro de Edward Hopper. La iluminación de Mariano Arrigoni es poética pura.

Si no la viste, tenés tiempo hasta el 30 de Mayo



viernes, 9 de mayo de 2014

¡Usar vestidos Vintage también es de Reinas!

Hace muchos años leímos en una revista que había quienes se burlaban de la Reina Isabel II de Inglaterra porque reciclaba los botones. Obviamente no eran simples botones tipo pastillitas en plebeyo poliester, hablaban seguramente de alguna maravilla en pasamanería, piedras o metales preciosos. El vintage no estaba aún de moda como hoy pero el dato nos quedó siempre en la memoria y volvimos a recordarlo esta semana cuando leímos en la web que Máxima, la Reina de Holanda, había usado un vestido que la Reina Beatriz, su suegra, usó en el año 1981. 




Mucho se está hablando del tema en estos días pero... ¿ qué es para nosotras lo interesante de esta noticia?

La situación económica de muchos países no es tan floreciente y los gobernantes están tomando nota de que aunque la situación requiera lujo y elegancia es de muy buen tono no hacer ostentaciones innecesarias. Máxima es una reina joven e informada y sabe cuáles son las tendencias de la moda así que también está enviando un mensaje para acercarse al común de la gente, trayendo de ese vestidor que quisiéramos poder revolver, una pieza que le sienta bien porque la ha sabido aggiornar, sobre todo a través de su fabulosa sonrisa. 

Pero si lo pensamos mejor también hay otro mensaje implícito y no menos importante: ¡tiene una suegra generosa chicas!. ¿Qué tal si este fin de semana nos congraciamos con la nuestra?... A lo mejor volvemos a casa con un vestidito verde... pero si no tienen suerte, ¡no se preocupen, que para eso está La Percalina!




imágenes publicadas en 

http://us.hola.com/realeza/casa_holanda/2014050671132/maxima-guillermo-holanda-homenaje-beatriz/

martes, 29 de abril de 2014

Con la luz del cielo y el mar


El nombre del color turquesa deriva de una piedra que estuvo destinada a los dioses y los templos de todas las épocas, desde las culturas mesopotámicas hasta las mesoamericanas. Se la describe en los textos más antiguos y se la usaba para representar figuras míticas, por eso lleva una carga implícita de misticismo. Seguramente por eso fue un color tan popular en los años cinuenta y sesenta, dos décadas caracterizadas por la rebeldía juvenil en las que los jóvenes sintieron que tenían en sus manos el poder de cambiar el mundo.

Pero no sólo fue popular en los inicios de las civilizaciones o cincuenta años atrás, en 1998 Steve Jobs cambió para siempre el diseño de las computadoras cuando presentó un revolucionario modelo en color azul bondi, el color del mar de la playa Bondi Beach en Australia: los colores bellos no pasan de moda.

El celeste turquesa se asocia al cielo, al mar, a la lluvia y a la vegetación. Es también un color que podríamos hasta llamar "comunicativo", con impulso propio, que acompaña con energía las actitudes creativas y los nuevos comienzos, o al menos así lo sostienen los que estudian el poder de los colores.

Es con ese espíritu optimista que siempre tratamos de tener vestidos en esa gama, aunque no sea verano y la playa esté lejos, porque lo sabemos: cada día tiene un nuevo reto para enfrentar con optimismo.

foto Victor Wolf


viernes, 18 de abril de 2014

Otoño Verde y Oro

Ya es otoño en La Percalina, pero un otoño que no es marrón sino verde hoja, amarillo oro y naranja sol de atardecer. 

Ayer nos dimos cuenta de que, sin quererlo, los colores del fresno de nuestra vereda se habían colado en un trench verde, un vestido tejido color amarillo y una falda tableada de los años sesenta que colgamos siguiendo una repentina inspiración: es que muchas veces los colores están literalmente en el aire. 



La sofisticada modelo de ojos verdes con sombrero de plumas negras es obra del gran artista chileno Raúl Manteola para la tapa de una revista Para Ti de los años sesenta. 

martes, 25 de marzo de 2014

Nuestra elegida del mes


¡Si, lo confesamos!: a veces nos es difícil desprendernos de piezas como esta. Es linda por donde se la mire, tiene una construcción extraordinaria, y cada cuadro de color está cosido completamente a mano con unas puntaditas diminutas.  

foto Victor Wolf


Muchas veces se piensa en la ropa, o en el diseño de ropa, como en algo banal, superficial. Pero les aseguramos que esta aventura nuestra de rescatar la moda del pasado además de rodearnos de belleza nos enseña muchas cosas.

Primero que nada nos enseña a respetar el delicado trabajo manual de quienes cosían con verdadero oficio, algo que en las prendas actuales definitivamente ya no se ve. A menos que podiéramos acceder a las grandes casas de alta costura en serio, nuestras posibilidades actuales de tener piezas únicas y confeccionadas con maestría son casi imposibles.

Por eso, cuando miramos por primera vez el revés de esta maravillosa falda pensamos en la frase de Silvia C. que una vez nos dijo con su inconfundible y sexy voz: "yo soy de la época en que la ropa se veía bien tanto del derecho como del revés".

Esta falda es de esa época, y además sospechamos que muy probablemente sea un diseño de Fridl Loos.

viernes, 7 de marzo de 2014

Las vacaciones ya se fueron... ¿ O las dejamos ir?...


Convengamos en que este fue un verano raro, fresco para ser verano, demasiado caluroso para un verano... La ciudad tenía dos caras, una, oscura, a la luz de las velas, y otra fresca, fresquísima, que dormía al compás del gotear maleducado del aire acondicionado en la vereda. Y la mezcla insólita de calor, lluvia y frío fue pasando así, como corriendo, sin darnos tiempo a disfrutarlo. Hoy ya no se nos ven las marcas imprudentes de los breteles y las ojotas, y solamente en nuestra imaginación quedó el ruido del viento y las olas porque ya se fueron de nuestros oídos y estamos otra vez de vuelta en la ciudad. 

Qué hacer ante la perspectiva de un largo año en el horizonte?... Pues lo que hacían las abuelas: conservas!!! Siempre recordaré la despensa de la mía, que en esta época ya estaba repleta de pilas de frascos con tomates, duraznos y todo tipo de dulces, una manera poética de guardar el sol entre vidrios. 

En las épocas en que se enseñaba economía doméstica en las escuelas las niñas aprendían a organizar los menúes de acuerdo a lo que la Naturaleza brinda, algo que olvidamos en estos días. Lo sabemos, no es lo mismo un durazno guardado en el sótano de un supermercado que uno arrancado de un árbol a la hora de la siesta, no?... 

Pero cómo vivir de acuerdo a los ciclos naturales cuando a diario nos atropella el marketing que celebra las cosas antes de tiempo?... Si, los vimos, los árboles están perdiendo las hojas como si fueran escenografía de un shopping center que quiere convencernos de que el otoño ya llegó y hay que comprar abrigos! Pero no chicas, no es así, aún es verano, fresquito, si, pero todavía verano. Así que convirtámonos en un grupo de resistencia y declaremos nuestra independencia vistiéndonos, hasta que podamos, con hilo y lino, y colgando la ropa en la terraza para guardarla con ese maravilloso olorcito a sol que no da ninguna secadora: esa también puede ser una manera de hacer conservas!


                                                                                                                                                                                  foto: Victor Wolf

Vestido años cuarentas en hilo con bordado Richelieu. El broche en forma de canastita con nomeolvides es de la misma época. 

martes, 7 de enero de 2014

DE VACACIONES!!




Hace mucho calor y 2013 fue un año de mucho trabajo,  
así que decidimos tomarnos todo el mes para poder descansar 
y preparar un 2014 lleno de vestidos divinos. 
De todas formas seguimos siempre en contacto a través de nuestro e-mail lapercalina(arroba)gmail.com
nos vemos pronto!

martes, 1 de octubre de 2013

Colección Primavera 2013



Cada vez que la temperatura sube unos grados entusiasmadas nos tiramos de cabeza en cajones, placares y armarios en busca de aquel vestidito liviano, esa remerita corta o ese saquito de lino que compramos el verano pasado y salimos despechugadas a caminar la ciudad con el entusiasmo de una adolescente hasta que una sudestada trae nuevamente viento y frío y tenemos que volver a enfundarnos en un abrigo antes de pescar virus variopintos. Hay que esperar a que pase con tiempo la tormenta con nombre de santa y recién entonces el calorcito estará asegurado. 

A nosotras nos gusta decir que, a diferencia de los shoppings, en nuestra tienda la primavera empieza el 21 de septiembre. Nos gusta sentir que hay un espacio donde las cosas duran lo que tienen que durar porque nos desencanta adelantarnos demasiado a las celebraciones. Hay algo de mustio automatismo en armar arbolitos en octubre o empezar a comprar tapados en febrero... Después de todo, ¿quién nos corre?... Si hace frío hay que disfrutarlo mientras dure, y cuando llega el calor celebrarlo, que de eso se trata la Vida.

Por eso es que queremos contarles que desde hace una semana ya tenemos los vestidos de flores de los que les hablamos durante el invierno. ¿Que si son lindos?... ¡Son divinos!






Primo Vere


Viene.... Se va.... Vuelve.... La espanta el frío por unos días... Y otra vez asoma insistente en forma de brotes, escotes... y suspiros... 

Este año la Primavera de Buenos Aires está caprichosa y le es difícil salir del hibernum tempus, como llamaban los romanos al corto período de frío que era una de sus dos grandes estaciones del año. Verano, la estación más calurosa y prolongada, en latín se decía veranus tempus y a sus inicios los llamaban primo vere, o inicios del verano, y de ahí nuestra primavera. Cuando el verano estaba por terminar y se acercaba el tiempo de las cosechas empezaba el otoño que viene de auctus, que significa incremento, crecimiento. 

Pareciera que acá, en esta ciudad cada día más tropical en que la primavera, el verano y el otoño son casi como en la Antigua Roma, una sola estación cálida y luminosa, salir de la modorra de nuestro corto invierno, el chocolate y la introspección requiere de un cierto esfuerzo. 

Para esos últimos días de lectura acompañadas de una taza de té les recomendamos un libro que nos encanta y que ya es un clásico y  que describe como si fuera una aventura cuáles son las estrategias de las plantas para sobrevivir. 




jueves, 15 de agosto de 2013

Ana Karenina


Hace un tiempo empezamos a preparar una serie de abrigos para colgar en estos meses de frío pero algunos de ellos nos enfrentaron a una contradicción: nosotras no estamos para nada a favor de usar pieles y sin embargo no podíamos resistirnos a ellos. Amamos a los animales, y no creemos que sea necesarios abrigarnos con su piel, porque nuestros fríos no lo ameritan pero también porque hoy existen muchísimos materiales de abrigo que no hacen sufrir a nadie. Pero igual decidimos rescatar a estos tapaditos con cuello y puños de tiempos en que este pensamiento no existía en el mundo de la moda. La expresión "moda fuera de moda" nos identifica plenamente porque esta idea de rescatar lo que alguna vez se usó nos empuja muchas veces a comprar cosas que nadie jamás volverá a usar pero que sin embargo elegimos juntas sin dudarlo; ya nos dirá el tiempo qué destino les daremos. Por ahora los limpiamos, cuidamos y amamos. 

foto Victor Wolf


Volviendo al dilema de las pieles, cuando pensamos que esos abrigos serían nuestra vidriera del Invierno al unísono imaginamos que ellos solamente podrían volver a vivir en los paisajes nevados de la Vieja Rusia y así fue que nació nuestra vidriera "Ana Karenina"... (A esta altura chicas ya conocen nuestras locuras!)... Y como una cosa lleva a la otra empezamos a imaginar una infinidad de posibles postales invernales. 

La nieve cae pesada mientras una piel cubre las rodillas y el único sonido es el silbido del trineo entre los árboles. La soledad de un camino  helado invita a meditar sobre las pasiones humanas y automáticamente pensamos en la obra de Tolstoi y su reflexión acerca de los amores posibles. Los paisajes desolados, los bosques interminables y los lagos profundos, las dachas de los pobres y los palacios de los ricos, todos trasuntan algo trascendente y profundo. 

abrigadas para fríos de otros tiempos


¿El amor? No hay un solo amor en Ana Karenina sino una infinita posibilidad de amar como son infinitas las vidas y las circunstancias humanas. Y no hay un amor verdadero o un amor más valioso, todos son trascendentes, aún los más frívolos y egoistas, porque cambian irremediablemente las vidas a su alrededor... Si nunca leyeron a Tolstoi les aseguramos que esta es la estación ideal para hacerlo! Para esas tardes de frío polar no hay nada mejor que un buen té, una manta y Ana Karenina. Consejo: leerla a la antigua, en papel y no en la tablet. ah!... y como siempre: una buena traducción es imprescindible. 

gracias a Luz por la maravillosa cartera de su abuela, a Walter por su libro y a Aida por sus exquisitos tés